LAS ONDAS CEREBRALES DURANTE LA MEDITACION TRASCENDENTAL

Artículo de Cailey Bromer

Traducción de Elena Blanco-Suárez

Mi interés en la Meditación Trascendental (coloquialmente conocida como “MT” y cómo me referiré a ella a partir de aquí) es personal. Aprendí MT al final de mi primer año como estudiante de doctorado y bromeo diciendo que me salvó la vida, pero puede que no sea ninguna exageración; iniciarme a la meditación contribuyó a varios cambios en mi vida y sé que continúa siendo un instrumento en mis elecciones. He convencido a varias personas que quiero a que prueben MT, y fracasé al intentar convencer a tantas otras. Una vez compartí con un colega meditador, durante una conversación sobre los diferentes tipos de meditación, mis sospechas de que cada tipo imita un patrón reconstituyente cerebral, como los diferentes estadios del sueño. Este artículo pretende explorar parte de la literatura disponible sobre MT y cómo es posible su valor reconstituyente porque – la maldición de ser neurocientífica – no es suficiente experimentar los efectos positivos de la MT, sino que necesito saber qué ocurre en mi cerebro cuando medito y “funciona”.

Meditación Trascendental suena un poco falso, ¿qué es realmente? 

MT es un tipo de meditación cuyo objetivo no es alcanzar la iluminación o el nirvana, sino mejorar la calidad de vida. La práctica de la meditación se acompaña de varios cambios fisiológicos que comienzan desde el primer minuto de practica [1] y ha demostrado poder mejorar desde la hipertensión [2] hasta el insomnio [3]. Ha sido particularmente efectiva en el tratamiento de trastornos relativamente incurables como PTSD en veteranos. La técnica, practicada dos veces al día durante 20 minutos, comienza con la repetición de un mantra persona que “…permite a la mente fijarse fácilmente en el interior, a través de niveles más tranquilos de pensamiento, hasta experimentar el nivel más silencioso y tranquilo de la propia conciencia – pura conciencia”. Qué es la conciencia y donde está centrada es asunto de debate, pero si aceptamos la actividad cerebral durante MT como “pura conciencia” por el bien del debate, vamos a explorar que áreas del cerebro están implicadas y cómo.

Tu cerebro durante la MT

MT se ha comparado al patrón de actividad cerebral que ocurre justo antes de dormirse (“inicio del sueño”) [4]. Durante el inicio del sueño, el córtex prefrontal, el centro de control del cerebro, activa el núcleo reticular talámico (NRT). Esta estructura especializada se encuentra altamente conectada a varios núcleos talámicos y establece conexiones por todo el córtex (lo que en mi opinión es una de las partes más interesantes del cerebro). Las neuronas del NRT, que forman un manto entre el tálamo y el córtex, son inhibidoras (lo que significa que reducen el efecto de la actividad neuronal). Las conexiones reciprocas entre las neuronas inhibidoras del NRT y las neuronas excitatorias del córtex están integralmente implicadas en los cambios globales de la actividad cerebral, como los que ocurren durante el sueño. Por esto mismo, el NRT está en una posición privilegiada para coordinar las oscilaciones cerebrales a través de varias áreas del cerebro [5]. Déficits en esta área se traducen en trastornos del desarrollo [6]. La activación del NRT durante la práctica de la MT es probablemente responsable del inicio de la cascada de efectos, fisiológicos y demás, que tienen lugar mientras se medita.

TRN_snip

Durante la MT, los dos patrones de ondas cerebrales primarias que se observan son: estallidos theta y coherencia alfa. Las ondas theta son relativamente lentas (~6-10 Hz) y normalmente se asocian a la actividad durante estados despiertos y fase REM del sueño. Mientras que las ondas theta continuas de bajo voltaje se presentan en los estados iniciales del ciclo de sueño y en otras formas de meditación (más información en la siguiente sección), durante la meditación, las personas que practican MT han exhibido “estallidos” theta cortos que difieren en amplitud y características de las ondas de bajo voltaje. Los estallidos theta persisten durante fases de relajación en el estado despierto y fases tempranas del ciclo de sueño [7]. Es posible que la MT incremente estos estallidos theta, y que el incremento esté relacionado con alguno de los efectos positivos resultante de la MT. Alternativamente, o quizás en suma a esto, un incremento en la potencia y coherencia de alfa1 (8-10 Hz, en el extremo más bajo del rango de alfa: ~8-15 Hz) durante la MT, podría explicar la eficacia de la técnica. Las ondas alfa también están presentes en la fase REM y se ha sugerido que también durante momentos de percepción más clara [8].

Otro de los descubrimientos a partir de los estudios realizados en personas que practican la MT es el incremento en la activación de la red neuronal por defecto (RND) o “red orientada a la tarea negativa” durante la MT. Es un grupo de estructuras relacionadas con el cerebro las cuales están desactivadas durante muchas tareas de atención, activas durante fases de “ocio” cerebrales y muestran insuficiencia de actividad en Alzheimer. El incremento en la actividad de la RND durante la MT “sugiere que la experiencia adquirida durante la meditación podría ser una gran reducción en la carga cognitiva y un aumento en la conciencia-del-yo” [9].

Default_Mode_Network_Connectivity

Entonces, ¿esto es lo que pasa en el cerebro al practicar cualquier tipo de meditación?

En resumen, no. Existen varios estudios en diferentes tipos de meditación y sus beneficios relativos que voy a dejar para tu exploración personal, o un futuro post en NeuWrite.  Generalmente, la literatura clasifica la meditación en tres tipos: atención enfocada (por ejemplo, “amor-amabilidad-compasión”), caracterizada por ondas cerebrales beta y gamma, monitoreo abierto (por ejemplo, concienciación/Zen), caracterizada por las ondas theta, y la autotrascendencia automática (por ejemplo, la MT) principalmente caracterizada por ondas alfa1 [9].

El CEO de la Fundación David Lynch, una fundación cuyo objetivo es acercar la MT a las escuelas, así como a los veteranos, sin-techo y otros grupos “vulnerables”, describe las diferencias entre los tipos de meditación utilizando la analogía del océano, tan familiar para aquellos que practican la MT: “una mente agitada [] es como explosiones de 30 pies en la superficie del océano. La conciencia enfocada intenta parar las olas en la superficie [] mientras que el monitoreo abierto intenta observarlas mientras se alejan. La MT, por otro lado, [] lleva a los que la practican a sumergirse bajo las olas, a una profundidad más silenciosa perfectamente inmóvil y dichosa.”

Ocean_waves

Lo que hemos aprendido

Nuestros cerebros son plásticos.  Entrenándolos de varias maneras, a través de la meditación, pensamiento alterado, ejercicios, etc… es posible conseguir cambios duraderos en la conectividad y en los patrones de actividad de la mente, un concepto que siempre me ha fascinado. Existen muchos tipos de meditación y formas de practicarla. Algunas son gratis. Si la MT no es para ti, existen otras muchas maneras de alterar nuestras ondas cerebrales y múltiples recursos para ayudarte, si así lo eliges. Para mí, la MT ha sido transformadora e incalculable, no tanto por los momento de relajación en paz (maravillosos por si mismos) sino por la creciente conciencia de mis propias necesidades y limitaciones, lo que me informa sobre mis reacciones ante varias situaciones a un nivel más profundo. Cuando antes agonizaba al tener que tomar pequeñas decisiones, mi experiencia ahora me enseña que las decisiones son descubiertas en lugar de elegidas.

Como científica y escéptica ante incluso las verdades más básicas, tenía mis dudas sobre esta extraña herramienta recomendada por el hippie de mi padre, pero no me arrepiento. Aprender MT es una de las mejores cosas que he hecho por mí. A pesar de que no apoyo todo lo que la organización de la MT dice (necesito conocer más estudios que controlen las diferencias sociales en la crianza de los niños antes de creerme las diferencias de género en la estructura física del cerebro), sí que apoyo cuando dicen que “la eficacia de la técnica de la MT es la misma tanto si crees en su eficiencia como si eres totalmente escéptico”. Tiene que llevarse a cabo más trabajo para comprender totalmente el proceso, pero por ahora, tú y yo ya tenemos una mejor idea de cómo y por qué funciona.

Referencias:

  1. Travis F and Wallace RK (1999). Autonomic and EEG patterns during eyes-closed rest and transcendental meditation (TM) practice: A Basis for a Neural Model of TM Practice. Consciousness and Cognition.
  2. Bai Z, Chang J, Chen C, Li P, Yang K and Chi I (2015). Investigating the effect of transcendental meditation on blood pressure: a systematic review and meta-analysis. Journal of Human Hypertension.
  3. Rosenthal JZ, Grosswald S, Ross R, Rosenthal N (2011). Effects of transcendental meditation in veterans of Operation Enduring Freedom and Operation Iraqi Freedom Ywith Posttraumatic Stress Disorder: A pilot study. Military Medicine.
  4. Fenwick PBC, Donaldson S, Gillis PL, Bushman J, Perry I, Tilsley C, Serafinowicz H (2014). Metabolic and EEG changes during transcendental meditation: an explanation. Biological Psychology.
  5. Giradeau G, Benchenane K, Wiener SI, Buzaki G and Zugaro MB (2009). Selective suppression of hippocampal ripples impairs spatial memory. Nature Neuroscience.
  6. Wells MF, Wimmer RD, Schmitt I, Guoping F and Halassa MM (2016). Thalamic reticuarl impairment underlies attention deficit inPtchd1Y/- Nature.
  7. Hebert R, Lehmann D (1977). Theta bursts: an EEG pattern in normal subjects practicing transcendental meditation technique.Electrocephalography and ClinicaIl Neurophysiology.
  8. Kounios J, Beeman M (2014). The Aha! Moment: The Cognitive Neuroscience of Insight. Annu Rev Psychol.
  9. Travis F, Shear J (2010). Focused attention, open monitoring and automatic self-transcending: categories to organize meditations from Vedic, Buddhist and Chinese traditions. Consciousness and Cognition.
  10. Walton, AG. “Transcendental Meditation Makes a Comeback, With The Aim Of Giving Back” http://www.forbes.com/sites/alicegwalton/2015/04/27/transcendental-meditation-makes-a-comeback-with-the-aim-of-giving-back/#62171ddd7ffc
Advertisements