Reflexiones sobre el Campo #Scicomm

Traducción de Javier How

“La comunicación no es algo que se agrega a la ciencia; es de la esencia de la ciencia “-Alan Alda

¿Recuerdas el último paso del método científico? ¿Descubrimiento? ¿Publicación? ¿Patentar? ¿La titularidad académica? ¿Desarrollo de fármacos?

No. El paso final del método científico, que muchos de nosotros aprendimos en la escuela primaria, fue “Comunicar sus resultados!” Comunicar. Es parte del proceso científico, y sin embargo, los científicos son notoriamente terrible en la simplificación de su trabajo en una forma comprensible. Esto no es debido a que son muy superiores en inteligencia, ni es porque el trabajo es demasiado complicado para que el público lo entienda. La raíz del problema radica en el entrenamiento que reciben los científicos. Cuando se trata de su entrenamiento, el último paso del método científico es a menudo pasado por alto. A menudo, la exposición del público a la ciencia no proviene de los propios científicos, sino de artículos llamativos que se encuentran en los Facebook newsfeeds – “11 Enfermedades que el café puede prevenir” o mi favorito, “Una copa de vino tinto es el equivalente a una hora en el gimnasio, según un nuevo estudio.”

Junto con otros en NeuWriteSD, tengo una pasión por la comunicación de la ciencia y siempre estoy en la búsqueda de formas de mejorar. Por suerte, Alan Alda (sí, de M.A.S.H. fama!) comparte esta pasión y ha estabScreen Shot 2016-06-30 at 11.27.57 AMlecido el Centro de Alda Alan de Comunicación de la Ciencia en la Universidad Stony Brook en Nueva York. Tuve la oportunidad de ir a una Comunicación de la Ciencia Campo de Entrenamiento en el Centro de Alda a principios de este mes. El grupo era una mezcla ecléctica de estudiantes graduados a profesores titulares, de los microbiólogos a los astrofísicos, desde los estudiantes de medicina a los de la política científica. Y venimos no sólo de la EE.UU., sino también de todos los rincones del mundo – Australia, Alemania, Guam, Arabia Saudí. A pesar de nuestros orígenes muy diferentes, compartimos el objetivo de mejorar nuestra capacidad de comunicación de la ciencia.

“La improvisación para los científicos”

Cuando recibí un correo electrónico con el programa del Campo de Entrenamiento, voy a admitir que estaba nerviosa. El lunes, martes, y miércoles comenzaron con tres horas de “improvisación para los científicos.” ¡¿Improv?! ¡¿Por tres horas?! ¡No soy graciosa! ¡Y no me gusta hablar de repente!

Pero a medida que avanzaba la semana, llegué a comprender que esta no fue improvisación en el sentido de la comedia ‘stand-up,’ sino más bien la práctica de mantener la calma y ser consciente de la situación, independientemente de cómo la escena progresó – en la improvisación, uno nunca sabe qué situación va a seguir. Llegamos a entender el mantra de improvisación “Sí, y …,” que implica que uno debería aceptar todo lo que surge y usarlo en vez de combatirla. Improvisación era la práctica en la construcción de una conexión con otra persona, en el ejercicio de interiorizar y responder a los pensamientos y las acciones de otra persona.

Al principio, estos ejercicios se parecían a los rompehielos ridículos que se hacen en el campo de verano – imagine un grupo de adultos de pie en un círculo, apuntando el uno al otro, gritando “zip, zap, zip,” o gente en parejas simulando que eran hermanos que acaban de ganar la lotería. Pero hacia el final de cada mañana, nos dimos cuenta de que no sólo estábamos disfrutando el llegar a conocer unos a otros, también estábamos aprendiendo lecciones importantes relacionadas con la comunicación de la ciencia. Toda la comunicación es, en su esencia, una de ida y vuelta entre dos o más personas. La comunicación se trata de la conexión personal.

Espejo Espejo

En el ejercicio del espejo, dos personas se ponen de pie, uno frente al otro. Uno de ellos era el líder, y el otro era el seguidor. El líder comenzó a moverse lentamente, y el seguidor copió cada movimiento mientras mantenía el contacto visual. El objetivo era hacer que este reflejo de manera sea tan inmediata y sin interrupciones que un espectador tendría dificultades en determinar cuál de la pareja fue líder del movimiento. Después de un tiempo, nuestro instructor dijo “Cambien” y el seguidor se convirtió en el líder. Este fue un ejercicio realizado en el completo silencio, pero a pesar de la falta de comunicación verbal, cada uno de nosotros gradualmente logramos estar en profunda sintonía con la persona en frente de nosotros. La incomodidad y el malestar se desvanecieron, dejando sólo la concentración y la conexión.

¿Cómo puede esto ser aplicado a la comunicación de la ciencia? Antes y durante una instancia de comunicación de la ciencia, es necesario construir una relación con su público. Hay que hacer contacto visual. Es importante no hablar a ellos, sino más bien concentrarse constantemente en esa conexión y adaptarse en consecuencia. ¿Están escuchando? ¿Se ven confundidos? ¿Aburridos? Si así es, uno debería cambiar su curso. Hay que hacerles preguntas para que participen, o para entender su conocimiento preexistente. La conversación debe ser una interacción dinámica. No hay que tener miedo de dejar que los lleven.

Una imagen favorita

Nos sentamos en un pequeño semicírculo. Uno por uno, cada uno de nosotros nos pusimos de pie en el centro de este círculo con una hoja de papel en blanco. El papel representaba una foto que era importante para nosotros, sea una foto física sentado en nuestra mesa en el hogar o la imagen mental de una memoria vívida. Cada uno de nosotros describimos nuestra foto – las personas o la escena. Y a continuación, describimos el momento y su significado. Esta fue una de las más intensas horas de la semana. Uno por uno, nos volvimos vulnerables mientras compartíamos una pieza importante de nuestras vidas. Habían risas y lágrimas y la piel de gallina. Semanas más tarde, todavía recuerdo muchas de las fotos que mis compañeros de campo presentaron como si fueran fotos que había visto con mis propios ojos.

Las lecciones que aprendimos de este ejercicio eran dobles. Por supuesto, este ejercicio pone de relieve el increíble poder de las imágenes. Una audiencia puede relacionarse inmediatamente con una imagen y una imagen simple puede aumentar tanto la comprensión de un concepto científico, así como la retención de dicha información. Quizás aún más importante, la introducción de un elemento personal en la comunicación de la ciencia puede revolucionar la conversación. Cuentas una historia. Si una audiencia puede relacionarse con usted, si una audiencia se preocupa por ti, ellos se preocuparán más profundamente de lo que tienes que decir.

El gran cambio

Una mañana, nos pidieron que nos separemos en pares. Una persona dio un resumen de tres minutos de su trabajo, y la otra persona dio crítica: ¿estaba claro el mensaje? ¿Era atractiva? ¿Cuál fue la parte más interesante? ¿Qué cambios podrían o deberían hacer? A continuación, el que dio el discurso lo dio una segunda vez, pero la cambió en respuesta a los comentarios de su pareja. Después de esto, los papeles se invirtieron y el comentarista se convirtió en el orador. En este punto, pensábamos que el ejercicio había terminado. No sabíamos que nuestra siguiente instrucción sería levantarse uno por uno y dar el discurso de tres minutos a todo el grupo … ¡no nuestro propio discurso, sino el de nuestra pareja!

La sorpresa fue divertida, pero también fue muy útil. Al escuchar a nuestros socios hablar de nuestro trabajo, cada uno de nosotros llegamos a comprender qué partes de nuestra charla habían encontrado más importante o más interesante, lo que se había destacado lo suficiente para que ellos lo recordaran y repitieran. Algunos de nosotros descubrimos una parte de nuestra investigación que no nos habíamos dado cuenta que sería tan interesante para un extraño escuchándola por primera vez. Algunos de nosotros nos dimos cuenta de que habíamos estado enfatizando la parte equivocada de nuestro trabajo, enterrando el mensaje importante. Algunos de nosotros de los Estados Unidos reconocimos que nuestras metáforas nos habían fallado o que no habíamos transmitido el entusiasmo o la urgencia de nuestro trabajo. Estoy segura que todos mantuvimos estas cosas en cuenta mientras preparábamos nuestras presentaciones finales.

Algunos consejos SciComm

En el último día del campo de entrenamiento, cada uno de nosotros presentamos un discurso de tres minutos. Me llené de orgullo al ver mis compañeros de campo hablar. Había oído muchas iteraciones de su discurso de su trabajo a lo largo de la semana, ¡y la mejora era increíble! Algunos habían añadido historias que hicieron su trabajo mas interesante. Otros habían encontrado la metáfora perfecta. Otros tenían un nuevo sentido de confianza. También me interesaba por cada uno de ellos personalmente, lo que hizo que su ciencia sea especial para mí.

Para terminar, quiero compartir algunas de las lecciones más importantes que aprendí del campo. Muchos de estos son aplicables a cualquier forma de comunicación verbal, por lo que sigue leyendo, ¡incluso si no eres un científico!

– En primer lugar, el método de Alda: Conozca a su audiencia, sepa su objetivo.

– Se establece el tono de la charla el momento en que entras en la habitación. Deberías estar seguro y cómodo.

– Hazle preguntas a la audiencia, e averigüe si se puede relacionar su trabajo a la experiencia o conocimiento de la audiencia.

– Antes de empezar, deberías saber adonde quieres terminar. Hay que tener una oración final en mente. Si se distrae, tiene algo a que regresar.

– Cuando prepares una charla, reflexione sobre la pasión, la frustración y el deseo inherente a su mensaje.

– No comienzas con antecedentes científicos. Comience diciendo por qué su trabajo es importante.

– Use ejemplos tan a menudo como sea posible.

– Las metáforas pueden hacer maravillas, pero deberían ser simples y tienen que describir con precisión la biología.

– Las imágenes son increíblemente poderosas. ¡Usalas!

– Hay que destacar la importancia de la obra sin dar la idea de que usted va a curar una enfermedad o resolver el calentamiento global por tí mismo. Esto puede ser tan simple como llamar a su trabajo una pieza de un rompecabezas más grande.

Nuestros cerebros están diseñados para pensar en la forma de historias. ¡Tomes ventaja de esto! Utilice una historia para conectar con su público o para poner su investigación en su contexto. (El simple columna vertebral de una historia: Una vez … Y todos los días … Hasta que un día … Y luego, … Y debido a eso, esto cambió … Y desde entonces).

– ¡Usted es su crítico más difícil! Abrazas los errores y sigues adelante.

Ahora, vaya adelante y #scicomm!

 

Foto de la carpeta y del café del autor. Todas las otras fotos de Kate Fullam, Alan Alda Centro para la Comunicación de la Ciencia, 2016

Advertisements