Trucos Mentales Jedi Reales: La Psicologia del Control Mental

Artículo de Alie Astrocyte

Traducción de Elena Blanco-Suárez

Bienvenidos, jóvenes padawans, a la semana de Star Wars. Star Wars: el Despertar de la Fuerza se estrena ESTE viernes y los nerds del equipo hemos decidido que esta es la oportunidad perfecta para una de las cosas que más nos gustan: ¡conectar neurociencia con la cultura popular! Empezando por los trucos mentales de los Jedi en el mundo real.

En Star Wars: Una Nueva Esperanza, el maestro Jedi Obi-Wan Kenobi explica La Fuerza a nuestro joven héroe, Luke Skywalker, como “lo que le da al Jedi su poder. Es un campo de energía creado por todas las cosas vivientes. Nos rodea, y nos penetra y mantiene unida la Galaxia”. Tanto los caballeros Jedi como los Sith eran capaces de acceder a esta energía, incrementando sus habilidades físicas y mentales. La Fuerza puede proporcionar a sus usuarios una plétora de poderes, incluyendo súper fuerza y agilidad, mejorar su precisión, telequinesis, telepatía, y levitación – por nombrar algunos.

Uno de los poderes más conocidos por los usuarios de la Fuerza es el “truco mental Jedi” – la habilidad para influenciar y controlar a los demás. El truco mental Jedi quizás era útil hace mucho tiempo, en una galaxia lejana, pero, por supuesto, nada como eso existe en el mundo real… ¿o sí?

Puede que los investigadores no sean capaces de acceder a la Fuerza, pero han investigado la ciencia detrás de la manipulación. Resulta que somos más susceptibles al “control mental” de lo que creemos. Mira este vídeo (en inglés) y ¡sigue leyendo para saber más!

Probablemente el uso más famoso del control mental Jedi es durante la escena en la que Luke Skywalker y el anciano Ben Kenobi llegan al miserable agujero de indeseables y villanos, el puerto espacial de Mos Eisley. El Soldado Imperial comienza a hacerle preguntas a  Luke sobre sus droides y quiere ver su identificación. Ben Kenobi agita su mano y de repente el Soldado Imperial se retira, no necesitan identificarse, después de todo. ¿Cómo lo hace?

mos-eisley-spaceport-stormtrooper-high-definition

“Sigue adelante.” Imagen de: http://www.originalprop.com

21971736

Esos eran los droides que andaba buscando. Imagen de: http://www.memegenerator.net

Imagina por un momento que tú eres ese Soldado Imperial. Tienes calor, estás cansado y cubierto de polvo, atrapado en Mos Eisley, mirando granjeros y sus deslizadores todo el día. ¿Por qué iban a ser diferentes estos dos droides de todos los demás que ha visto durante todo el día? Les deja pasar sin dudarlo un segundo, pues desde el momento en el que aparecen, ya se espera que estos no sean los droides a los que andan buscando. Esto está contenido en la teoría de expectativa de respuesta de Irving Kirsch, que establece que la propia experiencia en una situación está parcialmente basada en lo que esperas experimentar. Los psicólogos creen que la expectativa de respuesta es la fuerza impulsora detrás del efecto placebo y la hipnosis. Como Catie detalla en su  artículo, estas expectativas pueden ser extremadamente poderosas – tan poderosas que pueden mejorar de forma real y considerable la salud de los pacientes.

El desequilibrio de poderes entre dos partes puede también crear una ilusión de control mental. En El Retorno del Jedi, vemos el desequilibrio cuando Luke Skywalker se enfrenta a Bib Fortuna a la puerta de la guarida de Jabba. No hace falta más que Luke agite su mano para convencer a Bib de que le permita entrar. Puede parecer que Bib es una cobarde por rendirse tan rápido, pero piensa en su situación. Bib sabe que Luke es un guerrero poderoso; es un prominente miembro de la Rebelión, y tiene entrenamiento Jedi para la pelea. Luke sin duda tiene ventaja en este encuentro, lo que le proporciona poder suficiente para la manipulación.

databank_bibfortuna

Bib Fortuna. Imagen de: http://www.starwars.com

Piensa en el Experimento Milgram. Se llevó a cabo por primera vez en la Universidad de Yale por el psicólogo Stanley Milgram a principios de los 60, este estudio se centró en la voluntad de los individuos para obedecer figuras autoritarias que les ordenasen tareas en conflicto con su conciencia personal. Para este experimento, el sujeto recibía instrucciones para dar descargas eléctricas al otro participante de intensidad creciente cada vez que fallaban la respuesta de una batería de preguntas. Un investigador, actuando como la figura autoritaria, permanecía en la habitación junto al sujeto. El sujeto desconocía que el otro participante era en realidad un actor, y que en realidad no estaba recibiendo descargas eléctricas. A medida que el experimento avanzada, el actor lloraba de dolor en respuesta al voltaje creciente de las descargas, pero la figura autoritaria seguía instando al sujeto a continuar con el experimento. Las respuestas de los otros participantes cesaron finalmente, y por lo que el sujeto de estudio sabía, ¡el otro participante podía haber muerto!

Aunque quizás lo lógico es pensar que la mayoría de la gente se negaría a continuar administrando las descargas eléctricas en el momento en el que creyesen que infligían dolor severo o incluso la muerte al otro participante, un increíble 65% de los sujetos llegaron a completar el experimento hasta el final, con una descarga de 450 voltios. La presencia de la figura autoritaria, instándoles a continuar con el experimento, empujaba  a los sujetos a continuar obedeciendo las instrucciones, aunque a menudo mostraron extremo malestar y llegaron a cuestionar la validez del experimento. O sea que Luke puede que nunca hubiera necesitado utilizar la Fuerza sobre Bib – su poderosa presencia hubiera sido suficiente.

Pero ¿qué pasa si una persona no se siente solo presionada por una poderosa figura autoritaria? ¿Pueden las circunstancias llevar a las “buenas” personas al Lado Oscuro? Piensa en Darth Vader: Annakin Skywalker se pasa al Lado Oscuro en un intento por salvar la vida de la mujer que ama, a pesar de condenarla al final a ese destino debido a sus acciones. El emperador Palpatine le manipuló, usando trucos maquiavélicos para ganarse a Annakin. Pero una vez Annakin se pasa al Lado Oscuro, se queda ahí durante décadas, sin necesidad de más manipulación. Fue moldeado para jugar el papel de señor Sith, y se le dio admirablemente bien. ¿Cómo es que se adaptó a las circunstancias tan rápidamente?

Slide1

El lado oscuro : Antes y Después. Imagen de: http://www.wikipedia.org

Este es otro fenómeno psicológico – la gente tiende a cumplir los roles que se les asignan. Un ejemplo bastante perturbador es el del Experimento de la Prisión de Stanford. Un investigador llamado Philip Zimbardo reclutó varios estudiantes universitarios de sexo masculino de Stanford para desempeñar aleatoriamente el papel de “prisionero” o de “guarda de prisión”. Los estudiantes a los cuales se les asignó el papel de guarda se adaptaron rápidamente y más plenamente de lo que Zimbardo se esperaba, volviéndose estrictamente autoritarios e incluso sometiendo a los “prisioneros” a abuso psicológico. Los “prisioneros”, por otro lado, se volvieron sumisos rápidamente, y en la opinión de Zimbardo, internalizando sus roles como prisioneros. La situación empeoró de tal manera que varios participantes tuvieron que retirarse del estudio antes de tiempo.

Este estudio recibió críticas, incluso el propio Zimbardo se metió en el papel de guarda de prisión, lo que cuestionaba que el reclutamiento de participantes hubiese sido imparcial. Estudios similares han demostrado que los participantes juegan sus papeles, pero no de manera tan extrema o cruel como los participantes en el Experimento de la Prisión de Stanford. Cabe destacar lo que otra investigación manifestó, demostrando que la manera en la que una persona actúa en determinado rol depende de si es capaz de identificarse en dicho rol. Este experimento sigue siendo una parte importante de la psicología social, y ha guiado a numerosos investigadores a preguntarse sobre cómo el liderazgo y el estatus social influyen en los papeles que nos tocan. Y en el caso de Annakin Skywalker – bueno, en el universo de ficción, se adapta rápidamente a su papel y se pasa completamente al Lado Oscuro, aceptando su propia crueldad para justificar sus acciones y aliviar su propia culpa.

Así que es posible que esos Caballeros Jedi y Señores Sith no necesitasen acceder a la Fuerza después de todo – o quizá solo la usaban para incrementar su capacidad de manipulación psicológica. De cualquier manera, el truco mental Jedi visto en el universo de Star Wars puede conectarse a los fenómenos del mundo real. ¡Y aquí en NeuWrite, somos capaces de utilizar cualquier excusa a nuestro alcance para escribir sobre nuestra obra favorita! Utilizad vuestros poderes psicológicos sociales Jedi sabiamente, amigos. Que la Fuerza os acompañe – ¡os veremos este fin de semana en El Despertar de la Fuerza!

 

Bibliografía:

Advertisements